La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

MEDICOS A FAVOR DEL REIKI

El Neurórolo Francisco Barnosell, doctor en medicina y cirujía por la universidad de Barcelona y autor de diferentes libros se haya inmerso en la labor de conseguir la rúbrica oficial de técnicas como el reiki.

El objetivo de Barnosell es que se investigue algo que él asegura haber comprobado: “El beneficio para la salud de prácticas que aún no somos capaces de explicar”. De momento, en el caso del reiki, hay ya una entrada bien visible en muchos hospitales, clínicas privadas y centros de salud de nuestro país. Pero entran por la puerta de atrás, se hace de manera no oficial y bastante discreta.

No hay una justificación científica. Sin embargo, el argumento de mayor peso para Barnosell lo aportan los resultados de las personas que buscan alternativas: “Existe un creciente interés por parte de los pacientes. Cada día la solicitan más. Ellos comprueban los beneficios, y se ha ido instaurando en hospitales de todo el mundo. Cada año sigue creciendo acompañado de otras prácticas similares y complementarias. En muchos centros de EEUU, el reiki ya está implantado dentro de la medicina integrativa desde hace muchos años”. Barnosell se refiere a una nueva visión médica: la medicina integrativa engloba la convencional y lo que llaman medicina natural.

Según el neurólogo, ha sido imprescindible que los médicos se implicaran en este proceso para perder el miedo no solo a lo desconocido, sino también a poderlo demostrar empíricamente. A juzgar por los relatos de algunos facultativos, enfermeros y pacientes, los resultados parecen satisfactorios; pero a la hora de buscar literatura científica, no hay nada a favor.

“Esto no le resta peso”, dice Ernest Guirao, fundador de Omnia Reiki Institute, desde donde promueve el voluntariado de esta disciplina en los colectivos sociales más vulnerables o en riesgo de exclusión. Guirao colabora con la Universitat de Barcelona e instituciones sanitarias, y el año pasado puso en marcha una investigación con el Centro de Asistencia Primaria del EAP Dreta de l’Eixample y la Escuela de Enfermería, ambos de Barcelona, una investigación con 200 pacientes hipertensos  para ver su impacto en esta enfermedad.

Guirao insiste en que esta terapia bioenergética funciona. Hay que explicar que en la base del reiki está una idea anticientífica: canaliza manualmente lo que llaman la energía universal presente en todo ser vivo y en la naturaleza, y, de ese modo consigue activar los mecanismos de regulación, regeneración y autosanación de nuestro organismo. Esa es la base. “El resultado que observamos con la práctica”, dice, “es un individuo más sano y vital, centrado, relajado y equilibrado emocionalmente”.

El reiki se está usando para cualquier tipo de dolencia, independientemente del diagnóstico y del pronóstico, tanto para adultos como para niños. “Ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y las dificultades para dormir que suelen experimentar los enfermos hospitalizados. Es también muy eficaz en el proceso de duelo por la muerte de un ser querido ”, añade Dulce Camacho, directora de una asociación que ofrece sesiones desde el año 2004, como voluntarias, a los enfermos que lo soliciten en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Pasan por las plantas de Oncología, Unidad de Trasplante de Médula, Medicina Interna y Psiquiatría, entre otros, y son cada vez más las personas que les solicitan un tiempo de reiki para ellos. Los voluntarios no son médicos, son personas que han seguido los pasos para iniciarse en el reiki, adquieren una sabiduría que transmiten “maestros”, sin que exista ninguna titulación o sistema oficial. Después, voluntariamente, ofrecen sus practicas en el hospital.

El reiki no cura. “Favorece la recuperación al desbloquear la energía bloqueada. Activa los sistemas naturales del organismo para regenerarse y fortalecer el sistema inmunitario. Es una capacidad natural que tiene el ser humano”, explica Carmen Valenzuela,  maestra de reiki y fundadora del centro Contigo Bienestar y Belleza. 
Lourdes Casillas, profesora de Enfermería Médico Quirúrgica en la Universidad Autónoma de Madrid, realizó un ensayo clínico con 150 mujeres diagnosticadas de fibromialgia. A las pacientes se les aplicó una sesión semanal de reiki durante un mes. Los resultados, según Casillas, mostraron la efectividad del reiki en la disminución del dolor y la fatiga física.

Según Juan Carlos Durán, cirujano vascular en los Hospitales San Roque, en Canarias: “Si analizamos el proceso vivido en Estados Unidos, podemos extrapolar perfectamente el futuro de la medicina integrativa en Europa. La pregunta es: ¿por qué negarnos en España a estos beneficios? Si bien la energía es muy difícil de medir desde el punto de vista científico, tenemos la ventaja de que no tiene ningún efecto adverso”.
Desde su posición científica, no le cabe duda de que el sistema de salud debería evolucionar: “Hacia un modelo menos biológico, que tenga muy en cuenta la relación mente y cuerpo, tanto en el proceso de la génesis de las enfermedades crónicas como en el proceso de recuperación de la salud”.

“Es imprescindible”, enfatiza el neurólogo catalán Francisco Barnosell, “la investigación de equipos multidisciplinarios para seguir validando algunas terapias. Como no todas son válidas, los médicos debemos analizar con profesionalidad, sentido común y valentía hasta dónde debemos llegar”.

 

Cursos de Reiki en Sevillabienestar. Pincha aquí para información